top of page
Buscar
  • @Gentopia_

Actuar normal



Hemos escuchado la frase "Actúa normal, ahí viene quien te gusta", pero en Gentopia no entendemos cómo era actuar normal en esas situaciones. Según historias del 2019, acercarse por primera vez a quien te gustaba era toda una hazaña que podía resultar en una anécdota chusca o de corazón roto. Al parecer, las personas no lograban expresar adecuadamente su sentir y estas primeras interacciones incluso se tornaban violentas.


¿Cómo alguien pensaba dar una buena primera impresión actuando de forma violenta?

De acuerdo con películas de principio del siglo XXI, las personas de tu tiempo atraviesan por diversas situaciones cuando quieren "conquistar" a alguien. Se acercan con cautela y afrontan cada una de las adversidades que se les presentan. A veces, su esfuerzo es recompensado: revelan sus sentimientos a la persona estimada, se besan por primera vez y dan inicio a una relación íntima. Por alguna razón, en 2019, a estas historias se les consideraba la forma ideal de experimentar el amor de pareja. ¿Estas narraciones son un reflejo real de cómo vives el amor?


No obstante, para algunas personas era innecesario el largo camino propuesto por la visión romántica del cine o la televisión. Si alguna persona les resultaba atractiva, le miraban con deseo, le decían frases que expresaban su excitación, la fotografiaban sin su permiso o se masturbaban frente a ella. Incluso algunos optaron por realizar tocamientos o forzar relaciones sexuales. Satisficieron sus deseos, incluso cometiendo delitos. Tales comportamientos fueron cada vez más comunes y agresivos contra las mujeres, de manera que las calles, el transporte público y los parques se convirtieron en un lugar hostil e inseguro para ellas.


De acuerdo con ONU Mujeres, 1 de cada 3 mexicanas experimentó algún tipo de violencia sexual en espacios públicos. No obstante, las cifras de acoso pueden considerarse engañosas: en muchas ocasiones, las personas consideran una pérdida de tiempo buscar justicia a través del gobierno. Denunciar implicaba un camino largo de frustración y agotamiento. Entonces, desde el futuro preguntamos: ¿el problema es mucho más grande de lo que se estima? ¿por qué es tan difícil sancionar a los acosadores?


Nos parece incomprensible que algunos sectores de la población argumentaban que las mujeres provocaron la violencia de la que eran víctimas: “vestían de manera provocativa, estaban solas en horarios y lugares desolados”. Ante dichas acusaciones, las mujeres se organizaron y cantaron en diversos países: “Y la culpa no fue mía, ni dónde estaba ni cómo vestía”. La coreografía de Las Tesis se convirtió en un himno que se tradujo en todos los idiomas y resonó en todos los países.


Su eco impactó profundamente en las masculinidades que, en marzo de 202?, los hombres comenzaron un movimiento de participación activa ante el problema de acoso y hostigamiento sexual: dejaron de encubrir a sus amigos agresores, frenaron burlas misóginas, disminuyeron su consumo de pornografía machista y, especialmente, evitaron miradas, frases o conductas que pusieran en riesgo la integridad de las mujeres. Los hombres aprendieron a expresar con respeto su atracción o gusto por las mujeres, así como detenerse cuando las veían incómodas o con medio.


Llegó un momento cuando era normal acercarse a una persona desconocida para expresar el sentimiento de atracción sin agresiones ni presiones. También fue normal que muchos de esos acercamientos no fueran correspondidos. De alguna manera, se perdieron los miedos, nerviosismo e inseguridades. En Gentopia cuando vemos a la persona que nos gusta, todo bien, actuamos normal.


¿Qué haces cuando ves a quien te gusta? ¡Escríbenos por WhatsApp!

63 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page